Momentos

MOMENTOS   la cena 

En ocasiones disfrutamos de momentos especiales, instantes en los que nuestras sensaciones nos agradan y complacen. 

Sin darnos cuenta vivimos sumergidos en rutinas, hábitos y costumbres que guían nuestra vida. Se convierte en necesario cambiar y quebrar estas costumbres, airear las páginas de nuestra historia y variar el rumbo. 

Debemos aprender a regalarnos este tipo de momentos, dejar que las caricias de la vida se entrelacen con nuestros sentimientos y dejarnos llevar por lo inmediato, disfrutar el instante y olvidarnos del tiempo, las prisas y los horarios. 

Hace muy poco pude disfrutar de una grata velada en torno a una mesa, deparar con personas que, desprendidas de cargos y obligaciones relajaron tensiones, evadieron sus mentes y disfrutaron de la compañía de aquellos con quienes decidieron compartir mesa y mantel. Junto al placer que supone el deleite de una cena excelente, pudimos comprobar, los que allí estuvimos que, todos tenemos riquezas desconocidas que compartidas con otros, enriquecen a quienes con atención las aprecian y valoran. 

 La vida nos depara muchos placeres de diverso índole y naturaleza y, uno de los más interesantes y gratificantes es el poder entablar conversación, intercambiar impresiones y compartir sincera y amigablemente nuestro tiempo.  

Estos momentos nos deben hacer reflexionar y meditar sobre la valía e importancia que tiene el hacer las cosas con la mejor voluntad, con nuestro mejor empeño y sobre todo, proyectar en lo que hagamos nuestros sentimientos y carácter, lo que convertirá el resultado en algo especial y único. 

Está en nuestras manos el administrar nuestro tiempo de la mejor forma, tiempo para trabajar, tiempo para preocuparnos, tiempo para reír, tiempo para divertirnos y, sobre todo, tiempo para nosotros, buscar momentos que nos reconforten y agraden, instantes que nos ayuden a seguir adelante y nos sirvan de impulso.

Anuncios

2 comentarios en “Momentos

  1. Hola José Julio,

    Tal y como tu dices, a veces vivir es como ser un gestor, un “gestor del tiempo”, claro. De ahorrar un poco de aquí y de allá, de hacer las cosas mejor, de hacer malabarismos e ingenio se consigue disponer de un poco de ese valor intangible.

    Cuantos acaudalados ricos darian su fortuna por poder vivir unos años más? Cuantos después de darse una y otra vez con la misma piedra, han visto pasar su vida de largo, malgastada en cuestiones vacías y huecas?

    Detrás de todo cargo, hay una persona, un corazón, una alma. El ritmo de la vida impone corazas cada vez más gruesas y pesadas, pero nada pueden contra un gesto amigable, una mirada o un trato especial.

    Por eso estos pequeños momentos de complicidad sincera, dónde nos quitamos la coraza para quedarnos desnudos con nuestro corazón al descubierto son los más valiosos y sinceros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s